Nuevos aires en el Vaticano. El Papa Francisco: Seis meses después.

El 13 de marzo del 2013, era elegido el Cardenal Argentino, Jorge Mario Bergoglio como nuevo Papa de la Iglesia Católica y como pocas veces antes se creó tanta expectativa en el mundo y fundamentalmente dentro de aquellos que profesan la Fe Católica por conocer que rumbo tomaría la Iglesia, después de años de insatisfacciones, pérdida de prestigio, escándalos de todo tipo, y lo que era peor un abandono constante y creciente de fieles ante tanta falta de liderazgo. El Papa FranciscoEl nuevo Papa, de la Orden de los Jesuitas, escogió el nombre de Francisco, no muy común entre los nombres que habitualmente se seleccionan, quizás para desde un inicio enviar una señal clara que las cosas serian diferentes. Aunque seis meses es poco tiempo para evaluar un Papado, considerando que un Papado puede durar muchos anos y hasta varias décadas, no podemos menospreciar que al día de hoy hay una sensación generalizada de que se ha retomado el camino y ello sin grandes anuncios mediáticos o actos grandilocuentes. La causa de ello podemos definirla en una palabra: Liderazgo. No creo que al día de hoy haya una persona que no valore lo que en estos sus primeros seis meses ha hecho el Papa Francisco, quizás más que lo que Papas anteriores hicieron en muchos años. Quien sino se ha atrevido a tocar los puntos negros que por años han ido mermando la confianza de los fieles en su Iglesia, cosas que la han desprestigiado y la han hasta cierta medida desviado del camino para la cual se fundó.

Punto importante en estas nuevas directrices del Papa Francisco ha sido la creación del llamado Grupo de los Ocho, que lo conforman Cardenales que se encargaran de estudiar y hacer las recomendaciones necesarias para la reestructuración de la Curia Romana, que fue calificada por el propio Papa como “Vaticano-Céntrica…que vela por los intereses de Vaticano, pero que abandona el mundo circundante…”. Detalle a tener en cuenta y que demuestra la línea recta que seguirá el Papa Francisco es que los Cardenales nombrados para hacer el estudio representan a cada continente y en su mayoría no viven en Roma, sino en sus países de origen, lo que les permitirá hacer su trabajo de forma más objetiva, lejos de las influencias del Vaticano y más cercanos a los problemas diarios que enfrentan la Iglesia y sus fieles.

El Banco del Vaticano ha estado también en la mira del nuevo Papa. Vinculado en muchas ocasiones a negocios no muy claros y con un secretismo total que lo hacía sospechoso de actividades ilegales, ya ahora debe cumplir los estándares europeos y se le establecieron controles y normas para que haya transparencia en su funcionamiento. Para muchos analistas sin embargo el nombramiento de un nuevo Secretario del Vaticano, equivalente al cargo de Primer Ministro en otro país, sustituyendo al Cardenal Bertone, una figura controvertida en los pasillos del poder de la Santa Sede, por uno más joven y experimentado, es por lejos la medida más importante tomada por el Papa Francisco desde su elección en marzo.

Desde que asumió el cargo el Papa Francisco no ha cesado de enviar señales, de hacer gestos que le han ganado el respeto del mundo, sobre todo porque muestra sencillez, cercanía a las personas, y también por hacer y decir cosas en forma clara, sin rodeos, pero igual con respeto y humildad. No utilizar el Papamóvil en alguna ocasión, acercarse a las feligreses rompiendo el protocolo, o no hospedarse en la habitación en la que normalmente lo hacen los Papas, sino en la casa de huéspedes del Vaticano o incluso catalogarse el mismo como un Papa pecador, son cosas que hacen que la gente común y corriente lo respete y lo admire. Pero no nos confundamos, el Papa Francisco es un fiel defensor de la doctrina de la Iglesia Católica Romana, y en temas tan complejos como el aborto, el matrimonio de personas del mismo sexo, el divorcio, el uso de anticonceptivos, entre otras cuestiones, mantiene en esencia la que ha sido la doctrina de la Iglesia. Para algunos debe “actualizarla” y encaminarla hacia el mundo del siglo XXI, adaptarla a las condiciones en las que hoy se desarrollan las sociedades, pero sin perder su esencia evangelizadora, que es en última instancia su razón de ser.

Por: Francisco Perello-Dorticos

 

  1. Elvira carrillo Reply

    Excelente articulo como siempre, dice en pocas palabras la esencia del Vaticano de hoy dia y de la figura del Papa Francisco. Usando palabras sencillas y demostrando hechos, se lo recomiendo a todos los interesados en leer y aprender sobre cosas del mundo de hoy.

    Felicitaciones frank,

    tu elvi

  2. Emilio GG Reply

    Un artículo muy conciso y que resume lo más importante de la labor del nuevo papa. Sigue adelante Frank.

  3. Luis Valdes Reply

    Muy bien escrito mi amigo, no sabia que el diario tuviese pagina web, se ve muy bien la verdad.
    Felicitaciones, y no dejes de escribir

  4. William Reply

    Como de costumbre muy acertado artículo además de excelente amigo un articulista nato. En Cuba donde también leemos Poderlatino se ha debatido mucho la figura de Bergoglio y coincidimos contigo Frank. Sigue escribiendo. Un abrazo

Dejar un comentario

*